Jugando a perder

Hola ¿qué tal? Hoy vengo, sin más preámbulos, con una reflexión:

A todos nos gusta trabajar, y quien diga que no, miente. Pero claro, nos gusta nuestra vocación, trabajar para aquello con lo que nos hemos preparado, trabajar de lo que realmente sabemos… sí, eso nos gusta.

Y cuando empiezas un trabajo nuevo es como… como una aventura ¿no?. Cada idea que se pare es como un reto, un “lo voy a hacer”, “lo haré por el cliente”…

Luego vienen los ajustes de tiempo, el yo quiero y tu no debes y viceversa… Pero, como humanos, racionalizamos y, al final, todo surge, todo se materializa, y te brillan los ojos como… “esto es mio” y señalas, como si de una gran extensión de tierra se tratara.

¿Verdad que es una linda historia? Es como idílico, como de cuento. Pues no creo que tanto; ese tipo de situaciones son reales aunque, desafortunadamente, no siempre.

¡Qué rápido se truncan esas historias cuando tu objetivo es inquebrantable!

Ahora imaginemos otro escenario… un escenario donde no son apreciadas tus ideas, donde son despojadas de cualquier utilidad, donde lo que digas es como optativo.. ¿En qué lugar queda, ahí, tu profesionalidad?

-Sí, sí, tienes razón, te escuchamos… pero no hagas nada de eso, haz lo que yo te diga, para mi bien.

Y, después de una y otra y otra y otra vez… claudicas. Agachas la cabeza y dejas de insistir. Total, no se te escucha, tu profesionalidad es menospreciada, no importa cuanto hayas tardado en aprender métodos, cuanto tiempo hayas invertido en actualizar tus conocimientos, en estudiar situaciones, en pensar en “la mejor estrategia”, no no, eso ya no importa.

Y bueno, luego no sale todo como esperabas. Nada es como en tu aventura.Tus ideas, que fluían (mejor o peor) como un río…desaparecidas. Tus explicaciones, tus métodos, tu tiempo…  desaparecido. Tu prestigio (mucho, poco o nada)…desaparecido. Tus sentimientos… perdidos.

Ahora, toca preguntarnos porqué y, ese porqué, será distinto según quien lo mire. Yo voy a dar el mio propio.

Fueron días difíciles, días de decisiones difíciles, de dormir poco. Semanas sin fines, menosprecios, ninguneos… para la fin parir una idea que, ni es lo que se quería ni va a funcionar como quieres, pero ¡oye! un voto de confianza que, dentro de lo que te han dejado trabajar, tiene sus posibilidades.

Ofreces tu ayuda, tus conocimientos que tanto (tiempo y dinero) te han costado… Y TE DAN UNA PATADA EN EL CULO. Así.

Pero no importa, al final, los datos son los datos, y los datos están ahí.

antes+después

(Datos reales… Poco significativos, descenso leve, pero descenso)

Así que, compañeros, vamos a aprender de los errores y, primero que nada, de los errores propios. Primero que nada, separar los sentimientos del trabajo: no te dejes guiar por la amistad, el amor, la familia o el compañerismo… el trabajo es el trabajo, y tu sitio es el que es.

Y, en segundo lugar, aprendamos a estar en el medio. Un día fui a Calpe a bucear, casi me ahogué, es cierto… pero ¿por qué? Porqué el agua NO ES MI MEDIO.

Entonces, si quieres triunfar en Internet, si ese es tu cometido, para el cual te estoy ayudando… Enséñate a estar en dicho medio, a nadar en las cyber-aguas porque sino, amigo, tu caída será libre y en picado. Y, si no sabes moverte por aquí, ESCUCHA, pide ayuda, ATIENDE, y vuelve a pedir ayuda. Y, sobre todo, recuerda que: es de bien nacidos el ser agradecidos.

Aprendamos a priorizar, quien y quien no manda y, en tu negocio, no mandas tú, MANDA TU CLIENTE.

 

 

 

Share

Tanto tiempo hacía que no pasaba por aquí que he tenido que restaurar la contraseña del admin…

Nada, pasaba por aquí porqué, últimamente voy en busca de algo…algo intangible  que puede que no se entienda de primeras….

Pasaba por aquí para agotar todas las opciones disponibles… todas las opciones de encontrar un lugar, un sitio, mi sitio…

Harta de estar desubicada, de no saber si Norte o Sur he decidido venir aquí y rebuscar a ver si, al fin, puedo sentarme tranquila y acompañada… y, la verdad, no se que decir…

Tanta transparencia…

Share

2013, el año que era diferente.

Hola amigos de lo telemático…

Quería escribir algo en el blog para conmemorar el nuevo años pero no ha podido ser antes. Y es que, el 2013, se ha presentado tan movido, que casi no me da ni para respirar.

Empezaremos con un repaso al 2012… el año de las fatalidades. ¡Cuánto se perdió en 2012! Tanto en lo social, lo emocional, económico… pero aquí seguimos, peleando.

Porqué, todo, no es malo. Hay cosas buenas, y siempre están ahí. Solamente hay que mirar más allá de lo que ves. Y no solo son gente buena, que sí, que la hay y mucha, en este caso, también hay cosas materiales que te hacen más llevadero este camino tan farragoso y empinado que estamos cruzando.

Y bueno, ya hemos entrado en el 2013. Ese año que se avecinaba igual o peor que el 2012. Que parecía que nada iba a cambiar que, por una parte lo hubiese deseado pero había situaciones que ya eran insostenibles.

Por tanto, vamos a darle una oportunidad al 2013 y, hoy, a mis 25 años y un día, en mi cuarto de siglo, vamos a empezar a escribir un capítulo nuevo, el cual, espero que sea tan emocionante como los 14 primeros días.

La libreta para empezar a escribir mi historia ya la tengo:

Libreta

(Gracias a Sandra, Lore y Fran de la oficina)

Pero estas historias no las puede escribir uno solo. A mis 25 años, por fin, he descubierto que las historias se escriben en conjunto, que tu historia es la de otra o muchas otras personas y que, incluso, haya capítulos de tu historia que no escribirás tu mismo.

Pues bueno, vamos a ello, escribamos esa historia. ¿Te atreves con la tuya?

Capítulo 1: The beginning:

Nuevo trabajo, nuevos retos, nuevas amistades… conservando, gracias a Dios, las antiguas, siempre andando con buena compañía… eligiendo mejor o peor; arreglando lo malo y mejorando lo bueno. Apuntando las victorias para enaltecerse y apuntando las derrotas para que no vuelvan a suceder, corregirlas, mirar al frente, asumir consecuencias y seguir…

Y, así, será mi 2013… ¿Y el tuyo?

Share

VERGONZOSO

Hola amigos y amigas de lo cybernético:

Ya hacía tiempo que no me pasaba por aquí, pero hoy lo he creído conveniente.

He empezado el día ya con un poco de mala uva: unos ministros jugando al apalabrados mientras se privatizaba la sanidad; otra mirando una web de lencería… y así. Lo peor de todo es que, después, se andan tirando pelotas unos a otros: los del PP dicen que la ministra estaba mirando lencería; los del PSOE que los 2 del bando contrario estaban jugando con el iPad (si, ese que pagamos todos los españoles)… y no ven la realidad de los hechos:

Record de desahucios. / Comedores sociales hasta arriba / Inmigrantes sin sanidad / Hospitales privatizados / Niños sin colegios / Universitarios sin becas / y un largo etc…

Y claro que les da igual. Si total, a final de mes la nómina es ABSURDA… y, ¿Por qué digo absurda? Justamente hoy, han salido los…

PRESUPUESTOS GENERALES EN EL B.O.E

Echadle un ojo, por gusto… ¿A esto es a lo que llaman austeridad?  ¿De verdad que no tienen más vergüenza? Y, una pregunta más, ¿Esto es legal?

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN ESTE PAÍS DE TOROS, PEINETAS Y PANDERETAS? De verdad, ¿no se puede hacer nada?

Me dan muchas ganas de llorar, la verdad.

No voy a poner ningún comentario más ni a entrar en detalles ni a opinar al respecto. Solamente quería lanzar unas cuantas preguntas y hacer pensar.

Eso si, me gustaría, solo por un momento, poner a un “ministro” a trabajar en el campo, o a cobrar 420€ al més, o 350 (no contributiva). Que bajen un poco del carro, que pongan los pies en el suelo y que vean que, detrás de su nube de lujos, riquezas y excentricidades, estamos los HUMANOS: esas madres que hacen malabares para pagar libros, comida, hipoteca, luz y agua… a esos padres con edad de descansar y que tienen que seguir trabajando en el campo 14 horas; o a esos abuelos que con 550€ cuidan de ellos y dos generaciones más….

A esos “ministros”, y pongo entre comillas porque ya NO SE QUE SIGNIFICA esa palabra, a ellos, que juran ante Dios su señor, ante el rey y ante la “constitución” (entrecomillado por la misma razón)… a ellos les diría, o mejor, les preguntaría: ¿No tienen vergüenza, sentimientos, CORAZÓN? El perro de mi hermana, Bella, tiene más que vosotros, ella sabe cuando hace las cosas mal, agacha el rabo, las orejas y se pone en un rincón. ¿Vosotros? No, vosotros no. Ni los de derechas ni los de izquierdas, ni de delante ni de detrás. NO TENÉIS VERGÜENZA.

Es uan estafa

 

 

Share

El inicio… ese gran desconocido.

Todo el mundo habla de los finales. Las despedidas, el fin, los vacíos y el miedo que da sentirlos… ¿Alguien se preocupa de los principios?

Últimamente, el cambio es una de las palabras que mas utilizo. Cambia de casa, cambia de coche, cambia ritmo de vida, cambia, cambia… Y, cada cambio, equivale a un nuevo inicio. Bien es verdad que desprenderse de cualquier cosa siempre es difícil, pero, empezar otras nuevas, no es que sea de lo más sencillo.

Adaptarse a una nueva situación, una nueva forma de vida, una nueva etapa, conlleva un gran esfuerzo y, sobre todo, valentía. Valentía para afrontar un nuevo reto, un nuevo futuro que no sabes cómo es ni cómo será y eso, no cabe duda, no es nada fácil. El fin es complicado, sí, pero sabemos del pasado, lo hemos vivido y sabemos como es. A ello es a lo que debemos acogernos, a no cometer los mismos errores y a evitar las mismas piedras y saltarlas en ese inicio que viene.

Y ánimo. Mucho ánimo. En algún momento de esas nuevas andanzas se va a tropezar, no lo dudes. Pero hay que tener ánimo de levantarse y seguir porque, esa piedra, ya es pasado y ya la conocemos. Sí, esa es la clave, dejar en el pasado los tropiezos y los finales, pero ojo, sin olvidarse en ningún momento de ellos. No todo es malo, hay cosas buenas y, esas, son las que nos van a ayudar a seguir adelante. Si en un pasado desechado tuvimos tiempos bonitos, en un nuevo comienzo, van a ser mejores. Sí, esa es la actitud.

Entonces…. ¿empezamos? No hace falta hacerlo de cero, igual así resulta más difícil… pero si que podemos hacerlo desde un poco más adelante…. podemos empezar, incluso, desde donde lo habíamos dejado.

 

Share