Y… ¿Por qué no?

De verdad, ¿Por qué no?

 A veces, cuando nos vemos envueltos en situaciones que no nos gustan, que nos incomodan o, simplemente, no es el contexto en el que queríamos estar en este punto de nuestra vida, la frustración puede llevarnos a verlo todo de muchos puntos de vista distintos. Pero solo dos son importantes: o decaes y dejas pasar el tiempo como un zombi esperando a su presa para comer, o te levantas del sofá y vas a buscar tú mismo tu menú.

¿Qué hacer si nos encontramos en dicha situación? Yo, personalmente, no soy quién para decirte qué o no debes hacer, evidentemente. Pero si que puedo hablarte de ambas situaciones.

En la primera, si nos vemos a disgusto con nuestro ritmo de vida, con nuestros quehaceres, la verdad es que cuesta mucho avanzar. Cuesta levantarse de la cama, encontrar una motivación, pensar… y es un bucle infinito del cual cuesta salir si no se hace rápido.

La segunda opción, la mas recomendable. Cierto es que no es tan fácil, con dejarlo escrito en un humilde blog no es suficiente. Es costoso, muy cuesta arriba y si, además, dispones de recursos mínimos, aun puede hacerse mas cuesta arriba. Pero hay que hacerlo. Hay que abrir los ojos mas allá de lo que se ve e intentar demostrar al mundo que, aunque quieran hacernos creer que todo está mal, que cuesta salir de una “recesión” y que, hagas lo que hagas, no vas a recibir ayuda por ninguna parte, TÚ si que puedes.

Si que puedes y lo harás. El resultado será mejor o peor, pero no será porqué no lo has intentado. ¿Prefieres decir que se te comió el tiempo o prefieres decir: YO puede con todos o, al menos, lo intenté.

A mi me han dado la oportunidad de intentarlo, de descubrir hasta dónde puedo llegar y lo que puedo ser capaz de hacer y, la verdad, es mucho mas gratificante que pensar que no vas salir del hoyo mientras te paseas en bata de guatiné por casa, con las zapatillas de felpa y mandando currículums que, sinceramente, dudo que lleguen a un destinatario concreto.

Bueno, pues con este post, quiero agradecer ésta oportunidad. Quien se sienta aludido que recoja el montón de abrazos que tengo guardados. Y, los que no, os animo a cambiar las cosas, a darle la vuelta y a tener paciencia. Roma no se hizo en 2 días, pero se hizo. ¿No vas a poder tú? Anda ya…

Share

Informática utópica... tanto que me gustaría que los que mandan no fueran los que son... que el dolar empapelara paredes y las sonrisas llenaran bolsillos...

¿Vas a intentarlo? ¿Quieres decirme cómo? Venga, anímate.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *