Archivo de la etiqueta: sonreir

Y… ¿Por qué no?

De verdad, ¿Por qué no?

 A veces, cuando nos vemos envueltos en situaciones que no nos gustan, que nos incomodan o, simplemente, no es el contexto en el que queríamos estar en este punto de nuestra vida, la frustración puede llevarnos a verlo todo de muchos puntos de vista distintos. Pero solo dos son importantes: o decaes y dejas pasar el tiempo como un zombi esperando a su presa para comer, o te levantas del sofá y vas a buscar tú mismo tu menú.

¿Qué hacer si nos encontramos en dicha situación? Yo, personalmente, no soy quién para decirte qué o no debes hacer, evidentemente. Pero si que puedo hablarte de ambas situaciones.

En la primera, si nos vemos a disgusto con nuestro ritmo de vida, con nuestros quehaceres, la verdad es que cuesta mucho avanzar. Cuesta levantarse de la cama, encontrar una motivación, pensar… y es un bucle infinito del cual cuesta salir si no se hace rápido.

La segunda opción, la mas recomendable. Cierto es que no es tan fácil, con dejarlo escrito en un humilde blog no es suficiente. Es costoso, muy cuesta arriba y si, además, dispones de recursos mínimos, aun puede hacerse mas cuesta arriba. Pero hay que hacerlo. Hay que abrir los ojos mas allá de lo que se ve e intentar demostrar al mundo que, aunque quieran hacernos creer que todo está mal, que cuesta salir de una “recesión” y que, hagas lo que hagas, no vas a recibir ayuda por ninguna parte, TÚ si que puedes.

Si que puedes y lo harás. El resultado será mejor o peor, pero no será porqué no lo has intentado. ¿Prefieres decir que se te comió el tiempo o prefieres decir: YO puede con todos o, al menos, lo intenté.

A mi me han dado la oportunidad de intentarlo, de descubrir hasta dónde puedo llegar y lo que puedo ser capaz de hacer y, la verdad, es mucho mas gratificante que pensar que no vas salir del hoyo mientras te paseas en bata de guatiné por casa, con las zapatillas de felpa y mandando currículums que, sinceramente, dudo que lleguen a un destinatario concreto.

Bueno, pues con este post, quiero agradecer ésta oportunidad. Quien se sienta aludido que recoja el montón de abrazos que tengo guardados. Y, los que no, os animo a cambiar las cosas, a darle la vuelta y a tener paciencia. Roma no se hizo en 2 días, pero se hizo. ¿No vas a poder tú? Anda ya…

Share

La utopía de la bondad.

Últimamente, y con gente de lo más dispar, me estoy viendo envuelta en conversaciones sobre la actitud de la gente.. ¿Quién soy yo para juzgar a nadie, no? No juzgo, sino observo.

Observo que, por algún motivo o por otro, somos gente de costumbres…¿O personas mecanizadas? Nos levantamos, desayunamos, ducha, trabajo (o no), al supermercado, cenar, dormir… donde todo lo hacemos para un “yo”, que es lo que nos define, una personalidad…un alma. Y, a veces, nos encerramos demasiado en ella.

Está claro que debemos pensar en nosotros mismos, que tenemos nuestras opiniones y, con ello, siempre adelante. Pero no solamente está eso. Somos tropecientos millones de personas en el mundo, conectadas de un modo u otro, y no está demás pensar en ello. Y es tan fácil como ponerte de pie en medio de una calle en hora punta y dar un giro de 360º, sobre tus piececitos… ¿qué ves? GENTE. Humanos que van y vienen. ¿Tan distintos a ti? No lo creo. Por eso, sabemos que quieren, esos desconocidos (o no) que vemos en la calle… Sabemos que queremos ser felices y, estudios demuestran que la gente buena, es mucho mas feliz que la que no lo es. Bueno pues, vamos a ser buenos y, por contagio, conseguir que otros lo sean…

Que bonito, ¿verdad? Pues no tengo ni idea de cómo se puede llegar a conseguir eso… Solo se que, yo, si que lo voy a intentar. A malas palabras, educación… A malos actos, indiferencia y, a la bondad, abrazos. ¿Lo intentamos juntos?

Me gusta la mala educación de la gente… Me hace sentir grande, inteligente y adecuada.

(Abby Moreno, y no olvides sonreir)

 

 

Share

…A medio – corto plazo.

Me gusta despertarme, todos los días, con un mensaje, un “WhatsApp”, un lo que sea, en el teléfono. Y si, puede que sea un tanto extraño, pero todo tiene un porqué.

Se podrá pensar que es porqué vivo sola y es como una interacción en el mundo exterior; puede que sea porqué hay personas que te alegran los despertares con sólo un mensaje… puede que sí, pero puede que sea también por no leer esto:

EL PARO SUBE A 5’6 MILLONES DE PERSONAS” (fuente de “El Pais, Economia)

Si… posiblemente sea por eso. Y, también, posiblemente, sea por eso que, esta mañana cuando he bajado a la fruteria, me he encontrado a dos señoras hablando en la puerta de la misma:

-y, ¿qué voy a hacer?, si es que no hay trabajo… y, su compañera, le contestaba: -Mi hija “le ha dado puerta” al coche por no poder mantenerlo…

Y esas caras largas con ojos brillantes que tantas y tantas veces se ven por las calles. Esa desmotivación colectiva que llena marquesinas de autobús, semáforos en rojo y corrillos en las panaderías…

Y yo lo comprendo perfectamente. Y mucho. Pero no he venido a hablar de mi, sino de sensaciones. Esa sensación de riqueza en sentimientos cuando, al entrar a la frutería, la señora frutera te dice: -¡Vaya! Te volvemos a ver todos los días. Con una amplia y sincera sonrisa. Pues así, siempre.

Situaciones difíciles, muy difíciles… Ese “me sobra mes para mi final de sueldo”; ese “Tasazo” o aquel “Recorte”… Y lo comprendo muy bien, con cara larga y ojos brillantes.

Y, sabemos muy bien que esto no es a medio – corto plazo, pero ¡oye! vamos a intentar amenizarlo. Es fácil: estira las mejillas así como hacia atrás… eso es una sonrisa. Vale, ahora sal a la calle, saluda a los peatones desconocidos, da besos a los que conozcas… seguirás igual de jodido pero, al menos, estas transmitiendo positivismo a los demás… y es como una rueda, un bucle: si todos lo hacemos, a todos nos amenizan la mañana.

Si sonríe una cabra con brakets, tú también

Pruébalo, ¿Y por qué no? es de lo poco gratis que nos queda, eso y quejarse, y quejándonos solamente conseguimos recordar que tenemos algun dolor o alguna pena.

(A. Moreno, ….please, don’t forget to smile)

 

 

Share