Archivo de la etiqueta: camino

1 de Septiembre: Inicio del curso 2014-2015

Hola de nuevo!

Después de mucho tiempo, me he dignado a pasarme por aquí otra vez…no sabía ni si me dejarían entrar.

Bueno, con razón de que hoy empieza “un curso nuevo”, no es que venga a hacerme propósitos… vengo a retarme.

Hace tiempo que, como pocos saben, necesito avanzar…sea con lo que sea. Siempre llevo un hueco conmigo que me desespera, y necesito llenarlo.

Para ello, no dejo, ni dejan de hacerme propuestas sobre qué podría hacer para sacar esa espinita que llevo dentro. Al final, lo mejor de todo, es hacer las cosas con compañía. Los caminos son más caminos si los haces con alguien; alguien que te apoye, te de fuerzas y te entienda.

Pues bueno, hay muchos frentes abiertos hoy por hoy, y os los quiero presentar:

www.trenesylibros.com –> un blog sencillo pero al que le pongo mucho amor. En él, y sin spoilers, hablo de todos aquellos libros que leo, novedades, sagas… leo mucho, es verdad.

www.desenredos.com –> hay que mejorarlo, hay que moverlo… quiero llegar a hacerlo.

Esos son mis dos pequeños que, aunque mayores, no dejan de ser complicados.

En tercer lugar, impresiona3d.com ocupa un lugar importante pues, si bien no es mio, es como un sobrino. Hay que poder con él. Es preciso, no se puede desperdiciar tanto talento.

Y, por último y no menos importante, el rebelde de la familia: para este nuevo curso me he planteado hacerme con el LPIC-1. Para los que no sepan qué es, te comento: quiero cumplir mi sueño, y lo voy a hacer. Muchos se extrañarán de que me quiera sacar este título, y sé porqué lo harán… pero, a veces, las circunstancias que envuelven una persona limitan el potencial y las ganas de la misma.

Así que, vamos a por el curso 2014-2015, ¿estáis preparados para él? Yo, personalmente, sí. Y lo vamos a hacer con muchas ganas.

¿Qué retos te has planteado para este curso? ¿Estamos motivados? Espero que sí, ¡¡a tope!!

Share

Jugando a perder

Hola ¿qué tal? Hoy vengo, sin más preámbulos, con una reflexión:

A todos nos gusta trabajar, y quien diga que no, miente. Pero claro, nos gusta nuestra vocación, trabajar para aquello con lo que nos hemos preparado, trabajar de lo que realmente sabemos… sí, eso nos gusta.

Y cuando empiezas un trabajo nuevo es como… como una aventura ¿no?. Cada idea que se pare es como un reto, un “lo voy a hacer”, “lo haré por el cliente”…

Luego vienen los ajustes de tiempo, el yo quiero y tu no debes y viceversa… Pero, como humanos, racionalizamos y, al final, todo surge, todo se materializa, y te brillan los ojos como… “esto es mio” y señalas, como si de una gran extensión de tierra se tratara.

¿Verdad que es una linda historia? Es como idílico, como de cuento. Pues no creo que tanto; ese tipo de situaciones son reales aunque, desafortunadamente, no siempre.

¡Qué rápido se truncan esas historias cuando tu objetivo es inquebrantable!

Ahora imaginemos otro escenario… un escenario donde no son apreciadas tus ideas, donde son despojadas de cualquier utilidad, donde lo que digas es como optativo.. ¿En qué lugar queda, ahí, tu profesionalidad?

-Sí, sí, tienes razón, te escuchamos… pero no hagas nada de eso, haz lo que yo te diga, para mi bien.

Y, después de una y otra y otra y otra vez… claudicas. Agachas la cabeza y dejas de insistir. Total, no se te escucha, tu profesionalidad es menospreciada, no importa cuanto hayas tardado en aprender métodos, cuanto tiempo hayas invertido en actualizar tus conocimientos, en estudiar situaciones, en pensar en “la mejor estrategia”, no no, eso ya no importa.

Y bueno, luego no sale todo como esperabas. Nada es como en tu aventura.Tus ideas, que fluían (mejor o peor) como un río…desaparecidas. Tus explicaciones, tus métodos, tu tiempo…  desaparecido. Tu prestigio (mucho, poco o nada)…desaparecido. Tus sentimientos… perdidos.

Ahora, toca preguntarnos porqué y, ese porqué, será distinto según quien lo mire. Yo voy a dar el mio propio.

Fueron días difíciles, días de decisiones difíciles, de dormir poco. Semanas sin fines, menosprecios, ninguneos… para la fin parir una idea que, ni es lo que se quería ni va a funcionar como quieres, pero ¡oye! un voto de confianza que, dentro de lo que te han dejado trabajar, tiene sus posibilidades.

Ofreces tu ayuda, tus conocimientos que tanto (tiempo y dinero) te han costado… Y TE DAN UNA PATADA EN EL CULO. Así.

Pero no importa, al final, los datos son los datos, y los datos están ahí.

antes+después

(Datos reales… Poco significativos, descenso leve, pero descenso)

Así que, compañeros, vamos a aprender de los errores y, primero que nada, de los errores propios. Primero que nada, separar los sentimientos del trabajo: no te dejes guiar por la amistad, el amor, la familia o el compañerismo… el trabajo es el trabajo, y tu sitio es el que es.

Y, en segundo lugar, aprendamos a estar en el medio. Un día fui a Calpe a bucear, casi me ahogué, es cierto… pero ¿por qué? Porqué el agua NO ES MI MEDIO.

Entonces, si quieres triunfar en Internet, si ese es tu cometido, para el cual te estoy ayudando… Enséñate a estar en dicho medio, a nadar en las cyber-aguas porque sino, amigo, tu caída será libre y en picado. Y, si no sabes moverte por aquí, ESCUCHA, pide ayuda, ATIENDE, y vuelve a pedir ayuda. Y, sobre todo, recuerda que: es de bien nacidos el ser agradecidos.

Aprendamos a priorizar, quien y quien no manda y, en tu negocio, no mandas tú, MANDA TU CLIENTE.

 

 

 

Share

Tanto tiempo hacía que no pasaba por aquí que he tenido que restaurar la contraseña del admin…

Nada, pasaba por aquí porqué, últimamente voy en busca de algo…algo intangible  que puede que no se entienda de primeras….

Pasaba por aquí para agotar todas las opciones disponibles… todas las opciones de encontrar un lugar, un sitio, mi sitio…

Harta de estar desubicada, de no saber si Norte o Sur he decidido venir aquí y rebuscar a ver si, al fin, puedo sentarme tranquila y acompañada… y, la verdad, no se que decir…

Tanta transparencia…

Share

El inicio… ese gran desconocido.

Todo el mundo habla de los finales. Las despedidas, el fin, los vacíos y el miedo que da sentirlos… ¿Alguien se preocupa de los principios?

Últimamente, el cambio es una de las palabras que mas utilizo. Cambia de casa, cambia de coche, cambia ritmo de vida, cambia, cambia… Y, cada cambio, equivale a un nuevo inicio. Bien es verdad que desprenderse de cualquier cosa siempre es difícil, pero, empezar otras nuevas, no es que sea de lo más sencillo.

Adaptarse a una nueva situación, una nueva forma de vida, una nueva etapa, conlleva un gran esfuerzo y, sobre todo, valentía. Valentía para afrontar un nuevo reto, un nuevo futuro que no sabes cómo es ni cómo será y eso, no cabe duda, no es nada fácil. El fin es complicado, sí, pero sabemos del pasado, lo hemos vivido y sabemos como es. A ello es a lo que debemos acogernos, a no cometer los mismos errores y a evitar las mismas piedras y saltarlas en ese inicio que viene.

Y ánimo. Mucho ánimo. En algún momento de esas nuevas andanzas se va a tropezar, no lo dudes. Pero hay que tener ánimo de levantarse y seguir porque, esa piedra, ya es pasado y ya la conocemos. Sí, esa es la clave, dejar en el pasado los tropiezos y los finales, pero ojo, sin olvidarse en ningún momento de ellos. No todo es malo, hay cosas buenas y, esas, son las que nos van a ayudar a seguir adelante. Si en un pasado desechado tuvimos tiempos bonitos, en un nuevo comienzo, van a ser mejores. Sí, esa es la actitud.

Entonces…. ¿empezamos? No hace falta hacerlo de cero, igual así resulta más difícil… pero si que podemos hacerlo desde un poco más adelante…. podemos empezar, incluso, desde donde lo habíamos dejado.

 

Share

Y… ¿Por qué no?

De verdad, ¿Por qué no?

 A veces, cuando nos vemos envueltos en situaciones que no nos gustan, que nos incomodan o, simplemente, no es el contexto en el que queríamos estar en este punto de nuestra vida, la frustración puede llevarnos a verlo todo de muchos puntos de vista distintos. Pero solo dos son importantes: o decaes y dejas pasar el tiempo como un zombi esperando a su presa para comer, o te levantas del sofá y vas a buscar tú mismo tu menú.

¿Qué hacer si nos encontramos en dicha situación? Yo, personalmente, no soy quién para decirte qué o no debes hacer, evidentemente. Pero si que puedo hablarte de ambas situaciones.

En la primera, si nos vemos a disgusto con nuestro ritmo de vida, con nuestros quehaceres, la verdad es que cuesta mucho avanzar. Cuesta levantarse de la cama, encontrar una motivación, pensar… y es un bucle infinito del cual cuesta salir si no se hace rápido.

La segunda opción, la mas recomendable. Cierto es que no es tan fácil, con dejarlo escrito en un humilde blog no es suficiente. Es costoso, muy cuesta arriba y si, además, dispones de recursos mínimos, aun puede hacerse mas cuesta arriba. Pero hay que hacerlo. Hay que abrir los ojos mas allá de lo que se ve e intentar demostrar al mundo que, aunque quieran hacernos creer que todo está mal, que cuesta salir de una “recesión” y que, hagas lo que hagas, no vas a recibir ayuda por ninguna parte, TÚ si que puedes.

Si que puedes y lo harás. El resultado será mejor o peor, pero no será porqué no lo has intentado. ¿Prefieres decir que se te comió el tiempo o prefieres decir: YO puede con todos o, al menos, lo intenté.

A mi me han dado la oportunidad de intentarlo, de descubrir hasta dónde puedo llegar y lo que puedo ser capaz de hacer y, la verdad, es mucho mas gratificante que pensar que no vas salir del hoyo mientras te paseas en bata de guatiné por casa, con las zapatillas de felpa y mandando currículums que, sinceramente, dudo que lleguen a un destinatario concreto.

Bueno, pues con este post, quiero agradecer ésta oportunidad. Quien se sienta aludido que recoja el montón de abrazos que tengo guardados. Y, los que no, os animo a cambiar las cosas, a darle la vuelta y a tener paciencia. Roma no se hizo en 2 días, pero se hizo. ¿No vas a poder tú? Anda ya…

Share