2013, el año que era diferente.

Hola amigos de lo telemático…

Quería escribir algo en el blog para conmemorar el nuevo años pero no ha podido ser antes. Y es que, el 2013, se ha presentado tan movido, que casi no me da ni para respirar.

Empezaremos con un repaso al 2012… el año de las fatalidades. ¡Cuánto se perdió en 2012! Tanto en lo social, lo emocional, económico… pero aquí seguimos, peleando.

Porqué, todo, no es malo. Hay cosas buenas, y siempre están ahí. Solamente hay que mirar más allá de lo que ves. Y no solo son gente buena, que sí, que la hay y mucha, en este caso, también hay cosas materiales que te hacen más llevadero este camino tan farragoso y empinado que estamos cruzando.

Y bueno, ya hemos entrado en el 2013. Ese año que se avecinaba igual o peor que el 2012. Que parecía que nada iba a cambiar que, por una parte lo hubiese deseado pero había situaciones que ya eran insostenibles.

Por tanto, vamos a darle una oportunidad al 2013 y, hoy, a mis 25 años y un día, en mi cuarto de siglo, vamos a empezar a escribir un capítulo nuevo, el cual, espero que sea tan emocionante como los 14 primeros días.

La libreta para empezar a escribir mi historia ya la tengo:

Libreta

(Gracias a Sandra, Lore y Fran de la oficina)

Pero estas historias no las puede escribir uno solo. A mis 25 años, por fin, he descubierto que las historias se escriben en conjunto, que tu historia es la de otra o muchas otras personas y que, incluso, haya capítulos de tu historia que no escribirás tu mismo.

Pues bueno, vamos a ello, escribamos esa historia. ¿Te atreves con la tuya?

Capítulo 1: The beginning:

Nuevo trabajo, nuevos retos, nuevas amistades… conservando, gracias a Dios, las antiguas, siempre andando con buena compañía… eligiendo mejor o peor; arreglando lo malo y mejorando lo bueno. Apuntando las victorias para enaltecerse y apuntando las derrotas para que no vuelvan a suceder, corregirlas, mirar al frente, asumir consecuencias y seguir…

Y, así, será mi 2013… ¿Y el tuyo?

Share

Informática utópica... tanto que me gustaría que los que mandan no fueran los que son... que el dolar empapelara paredes y las sonrisas llenaran bolsillos...

¿Cómo se espera tu 2013?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *